25 abr. 2010

Debilidades básicas

La mujer se acerca a mí con el gesto de hartazgo pintado en los ojos, me ofrece una bandeja de empanaditas calientes y tomo una.

Los ánimos están exhaltados, ya he bebido una segunda copa de vino y no quiero mantener el estomago vacío por mucho tiempo. Solo ocurriráa la desgracia, trabarme al hablar, tener los labios violetas y el baño…

No quiero que esto me vuelva a pasar: Una vez vomitaba en el baño finisimo de un hotel más fino aún y escuchaba la voz de la mejor amiga de mi madre, conversando con una señora no identificada mientras se enjuagaba las manos del otro lado de la puertita divisoria.

Mis arcadas las oian todos, la opción era que no fueran reconocidas y relacionadas conmigo. Yo salí luego como si nada, mi caradurez me permitió mas charlas y aún mas copas de champagne.

Nunca sabré que se supo esa noche.


8 comentarios:

Lore dijo...

¿Quién no se ha arrepentido después de varias copas de más!? :)

Uff... por eso lo mejor es prever antes que lamentar porque en esas situaciones una nunca sabe lo que pasó... y lo que no pasó :)
Lore

Lemon Guy dijo...

Oh no si yo contara las veces q el alcohol me ha jugado malas pasadas jejeje debería ser abstemio x mi cara se transfigura y noooo un lio.

Luis dijo...

sabes q me gusta tu blog

Santiago Bertault dijo...

El alcohol no deja de ser una de las multiples anestesias que nos proporcionamos para no pensar demasiado en lo mediocres que somos.

peter dijo...

"El misterio de lo que se supo esa noche"

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Qué sensación horrible.

Ojalá nunca más me vuelva a pasar...

ANRAFERA dijo...

...mal amigo es el alcohol y mal consejero. Que te vaya bien, VENUS. Saludos.

1600 Producciones dijo...

Lindo exceso!!!! Nunca viene mal una noche de amnesia...

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...