3 nov. 2010

Festin Hi-society


Me aparto por un segundo del ruido que hay en el sector donde los cuerpos se amontonan apretados pugnando por manotear las delicias de la gran mesa, están todos volviendose violetas, obesos, perdieron el pelo y no se dan cuenta o fingen no hacerlo. Por esa razon no dudan en acercarse en bandadas a saborear grasa, harinas, azucares sin darle un respiro a ese parloteo incesante y monótono sobre ningun tema en especial y hay un acuerdo tácito para que ninguno diga frases complicadas o rebeldes o cargadas de algun contenido especial porque es más importante el buen desarrollo de la reunión sin sobresalto alguno:
Que no aparesca el hijo de la anfitriona y se ponga a cacarear en medio de la sala escupiendo plumas y eliminando huevos por el ano, que no discutan dos caballeros y se arrojen la platería uno a otro regando el salon con esquirlas de canapé. Que nadie decida salir del placard o anunciar embarazos inadecuados, que la pareja no se toque, que nadie se emborrache, que los niños se comporten como adultos. Imaginaba cosas peores que esa mientras me alejaba de las fuentes y de la reunión de pulpos relamiendose humedecidos de placer, envejeciendo a ojos vistas. Quietos y mohosos pero satisfechos de algo que solo satisface a las naturalezas mediocres.
Las personas usan media sonrisa en estos festines, esta prohibido exagerar gestos, te saludan con ojos brillantes pero el brillo no es de felicidad sino de exceso y solo podemos compadecerlos. Cuesta mucho elegir la reacción que tendremos, darle la mano o el pesame, reirse con falsedad y agradecer halagos, besarles la mejilla e impregnarse por varias horas del sudor violento de estos seres ociosos que abusan de la carne en cada almuerzo y de la harina en cada cena.
Intento acercarme a grupos de estatuas que con un whisky en la mano hablan con un poco mas de cerebro pero sin sinceridad. Aparecen esas personas que se han deformado excesivamente conlos años y te saludan como si fueran las de siempre y uno los compadece y no sabe como reaccionar, llega a sentir miedo. Vuelan los halagos cuando una jovencita como yo se pasea entre ancianos, estiran hacia mi clavicula esas manos duras y llenas de pecas, manos de paquidermo que apretan mi brazo con una fuerza aterradora por lo sorprendente que resulta.
En las reuniones hay que ser muy promiscuo de interlocutor, clavarse con uno solo o dos es un pecado reservado a mentes holgazanas. Escapar rapido de los que repiten año tras año las mismas formulas, los mismos descubrimientos, los mismos planes que no llevaran a cabo.

7 comentarios:

Jesús Garrido dijo...

ojalá no se me olvide que estuve aquí, me gustó

Constanza dijo...

bonita!

D G dijo...

Jajajaj! Buenisimo!! La reunion del embajador!!

rastelman dijo...

y entraba alguno con una bandeja repletíiisima de ferrerosrosher???!!

que rico se come y para no distraerme le pido prestado a mi suegro su audifono para la sordera y lo llevo puesto explicando asi mi "notescuchouncarajo perolobienquemehaceescucharte"!

El Isáurico dijo...

Fiel semblanza de un circuito porteño poco explorado por la literatura vernácula.
Hasta me pude identificar con uno de los arquetipos de viandantes que describe con suma y cruel precisión.
De lo mejorcito que le he leído cuña. La felicito.

VENUS dijo...

jejeje sera:Las personas usan media sonrisa en estos festines, esta prohibido exagerar gestos, te saludan con ojos brillantes pero el brillo no es de felicidad sino de exceso y solo podemos compadecerlos.
JAJAA
aunque no lo crean este texto fue aplaudido por amigas de mi mama!!!
gracias a todos los que leen

VENUS dijo...

ah no ya te encontres isaurico: grupos de estatuas que con un whisky en la mano hablan con un poco mas de cerebro pero sin sinceridad
juajuajuaaaaaaaaaaaaaa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...