2 nov. 2010

Cave canem


Duermen las bestias a mi lado, han jugado, mordido, han bailado y comido. Duermen y veo sus caras, sus sueños, piernas estiradas, orejas al fin quietas, la cola enroscada junto al muslo
Ellos vienen a saludarme sin reprimir los estallidos de felicidad, no me preguntan nada, no reprochan ni juzgan como si fueran niños. Solo vienen batiendo las colitas y al recibir mis caricias cierran los parpados con rotundo placer.
Ladra un perro encerrado por alguien que cree ser dueño de el. Donde hay un perro atado, ahi esta la muerte. Mueren miles de musculos que querian correr, saltar, sambullirse. Muere la paciencia, muere la estirpe, la sangre se seca.
Donde hay un perro encerrado esta la historia que tanto odiamos con sus guerras y esclavos. Donde hay cadenas, clavos, rejas, muros frios. Donde mas sino esta la peor faceta del ser humano?

FOTO by lali ciapesonni y sus perras hermosas.

3 comentarios:

Terrícola Aterrizando dijo...

Ah... el dulce deseo de ser libre. Ojalá Venus!

Pero me temo que las reglas, las mentiras y las cadenas no son algo que podamos efectivamente abandonar.

Las necesitamos.

Yo por el bien de los demás he atado algunos perros en mi patio. A veces me atacan a mí.
no se... trato de ser honesto. No me sale desear que no haya reglas. Siento que me ayudan, me completan.
Tal vez no esté tan satisfecho con mi "yo-de-fábrica"

un abrazo

Mila.rolls dijo...

interesante analogía... no habia pensado en eso...
no habia pensado.



saludos desde algun sitio.

Petardo Contreras dijo...

La vida de perros.
Buena mirada!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...