9 ago. 2010

El remolino


Es una noche en las que las terminaciones nerviosas se hacen notar.
Puedo imaginar las venas, los organos de las personas que me rodean, puedo imaginar como se mueven sin que el dueño los intuya.
Algunos con mayor intensidad, la mia varía segun mi compulsión. Por suerte siempre funciona el sistema no se detiene a descanzar, vibra y agita.
Puedo imaginar la velocidad que ha alcanzado ese torrente sanguineo cuando veo a este pequeño y hermoso hombre hiperactivo, creo que si cayera dentro de su arteria me arrastraria como un alud rojo.

6 comentarios:

Curiyú dijo...

Cuanto desborde del río de la sangre, es arrasdor, y está muy bien! Es la forma de enfrentar la tibieza del mundo. Un abrazo.

Lemon Guy dijo...

Vaya forma de tener la sensibilidad a flor de piel...

-Pato- dijo...

Te comprendo completamente, a veces me invade esa vertiginosa sensación.

Besos.

diego dijo...

hola!! gracias x pasar x mi blog y seguirme...
estamos en contacto. beso

emiliano m. dijo...

y más adentro, sólo veríamos matices...

mexcalero dijo...

desbordante.... :O

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...