23 ago. 2010

Pies frios


Tener los pies calentitos es un placer que no puede discutirme ningun ser humano.
Nadie habla nunca del frio en los pies, a veces siento que es una enfermedad que solo yo padezco. La otra opcion es que todos conoscan un sistema pefecto para mantenerlos calientes y yo, como vivo distrayendome, no me di cuenta.
Ponerse medias, estirar los pies frente a una estufa en incomodos malavares. Lo mas dificil de calentar en un cuerpo son los pies, siempre estan helados chocando el cemento o el pasto humedo y aunque haya una suela el frio traspasa todas las barreras y se aloja en los pies. He pasado dias enteros de mi vida con los pies convertidos en hielo, a veces me acostumbro y puedo pasar mucho tiempo sintiendo ese frio y no haciendo nada para remediarlo.
Que increible lo sacrificados que somos los seres humanos, permitimos la incomodidad en todas sus variantes y a diario.

21 ago. 2010

Los de arriba y los de abajo

Algunas personas son el arquetipo de la soledad y no hacen nada para cambiarlo aunque sufran. Todos merecemos de vez en cuando una caricia, una charla en confianza pero ellos parecen ser inmunes al resto del mundo, viven en un cuarto cerrado lleno de libros o lo que sea y a nadie abren su puerta. Viven escondidos del amor como si este fuera algo inexistente al menos de alguien hacia ellos.
Luego están los que deciden confiar únicamente en los suyos y arman el bunker familiar intentando retener en el a todas las almas que engendraron y mirando con malos ojos a cualquiera que se acerque a su puerta. No están solos porque obligan a los suyos a permanecer, felices o no, dentro del útero hermético del hogar.
Y luego estamos nosotros, el ejemplo exagerado de la sociabilidad, abrimos nuestra puerta a quien quiera traspasarla sin calcular antes ni juzgar ni protestar. Entregamos todo lo que seamos capaces de brindar.
A veces, la mayoría, funciona y todos continuamos con una sonrisa cada día más amplia. Otras veces nuestra misericordia nos atrapa como a ratas y nos persigue e insiste. Crea culpa, desvelos, miedo por no saber como decirle a alguien que no es deseada su presencia.
No me arrepiento de pertenecer a este grupo, el grupo de los ingenuos hospitalarios, todo lo que pierda material me ne frega, todo lo que gane en espíritu permanecerá iluminándolo.

19 ago. 2010

In the street


A mi izquierda el mendigo, compartiremos tres cuartos de hora mientras espero. Las costuras de la ropa a la vista, gorrita y botella de agua casi vacía, se da vuelta a mirarme.
Pasa un adolescente picando la pelota, hace un estruendo terrible. Quizás por eso el mendigo trata de arrebatársela. Luego me pide un cigarro y le veo los ojos, no son enfermos ni viejos, podrían ser de cualquier persona.
Mientras escribo esto, interrumpe escupiendo el resto de agua cerca de mis pies. Comienza una alarma que taladra los tímpanos, el mendigo levanta la vista contrariado, ya empieza a llegarme su olor a orina. Toma agua y esta vez no la escupe.

9 ago. 2010

El remolino


Es una noche en las que las terminaciones nerviosas se hacen notar.
Puedo imaginar las venas, los organos de las personas que me rodean, puedo imaginar como se mueven sin que el dueño los intuya.
Algunos con mayor intensidad, la mia varía segun mi compulsión. Por suerte siempre funciona el sistema no se detiene a descanzar, vibra y agita.
Puedo imaginar la velocidad que ha alcanzado ese torrente sanguineo cuando veo a este pequeño y hermoso hombre hiperactivo, creo que si cayera dentro de su arteria me arrastraria como un alud rojo.

5 ago. 2010

Amores Traumaticos

Mi primer amor fue traumatico. Y luego se han sucedido una serie de amores muy diferentes entre si, pero todos con ese mismo condimento de oscuras caracteristicas.

Puede pensarse que tengo una tendencia a caer en brazos de personas cambiantes, pues yo soy cambiante. De egoistas, bueno, yo soy egoista. De violentos, y es que si me tironean mucho de las cuerda tambien reacciono con violencia. Tambien he estado con alguno que por puro amor me impedia volar o desarrollar talentos. Otro que los potenciaba y a la libertad, pero hasta ella puede volverse en nuestra contra.

No me estoy quejando, yo elijo con quien me entrevero. Solo quiero que este texto no solo divierta, sino sirva para algo bastante egoista, una suerte de auto-analisis. O sirva a los que son realmente felices para darse cuenta de lo que tienen y lo valoren aun mas. Quizas cuando termine esta catarsis el sortilegio se destruya y tenga mi merecida posibilidad de amar y ser correspondida y que todo se deslize lentamente y bien en una vida armoniosa y productiva.

Es que si miras para atrás y te das cuenta de los estupido que has sido, te volves sabio.




(Este es un fragmento de mi libro Amores Traumaticos)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...