26 feb. 2010

Hay vicios y vicios

Mandrax, la historia comienza mucho antes que esta sustancia pero elegimos comenzar a narrar desde el Mandrax. En estos tiempos que corren es muy facil para las mentalidades adictivas procurarse todo tipo de sustancias ya que estan al alcanze de quien las busque y son muy variadas segun el efecto que se prefiera lograr. Pero en los anos setenta la sociedad portena aun estaba despertandose y para los jovenes curiosos las posibilidades se encontraban dentro de farmacias. Por supuesto que existian dealers ocasionales pero no eran suficientes y el ansia de experimentar era mas fuerte.

El mandrax era un analgesico y tenia pocas contraindicaciones pero su efecto no solo quitaba el dolor sino que producia un estado de bienestar y comodidad. Ellos lo describen como una nebulosa flotante y risas compulsivas porque veian la realidad con otros ojos, tendiendo al humor. Cuando se acuerdan del mandrax los viciosos del 70 sonrien con nostalgia, recuerdan como iban de farmacia en farmacia con recetas falsas y llegaban a un punto en el que tenian que irse de la ciudad y recorrer otros pueblos buscando un boticario que no descubriera la travesura y les proporcionara el medicamento. Por supuesto que al descubrir los laboratorios el efecto que producia y considerandolo innesesario ya que pretendian aliviar el dolor y en modo alguno alterar el estado de animo, rapidamente prohibieron el componente que provocaba esas relajadas comodidades y lo sustituyeron por otro diferente. Los jovenes tuvieron que resignarse y despedirse de su adorada mandrax.

Pero la naturaleza viciosa es imposible de frenar y rapidamente fueron descubriendo otros metodos mas o menos eficaces, diferentes pero todos con el mismo fin que era alterar la mente, sumirla en un estado distinto al de la realidad cotidiana. Transformar la conciencia de manera que al ver el mundo este luzca diferente, novedoso, cambiante. Creo que entre otras cosas esa es una de las que persiguen estos cientificos legos, ratones de su propio laboratorio que llegan algunos a sacrificar la vida o la cordura, otros mas afortunados o mas cautos pueden contar la historia riendose de ella muchos anos despues.

Y quien tiene permiso para juzgarlos me pregunto? si las personas que viven prohibiendose este tipo de experiencias siempre encuentran otro vicio menos ilicito y de apariencia menos nociva pero que a la larga tambien corroe. El vicio del alcohol, la nicotina, el cafecito y los excesos de comida, de carne. El vicio de delegar todas las responsabilidades a un dios y vivir sacrificandose con la esperanza de un eden post mortem que seguramente sea inexistente. El vicio de la television y la perdida de tiempo y de identidad que ella supone. El vicio del ocio, de vivir sin pasiones, de ser incapaz de comprender a los que actuan diferente solamente por que son diferentes. El vicio del poder, de obtenerlo y acumular bienes materiales en forma egoista o pisando cabezas inocentes. Y finalmente el vicio de juzgar, de mirar con desprecio a cualquier humano que eligio un camino distinto y odiarlo visceralmente. El vicio de odiar.

Disculpenme pero yo quiero que vuelva el Mandrax.

25 feb. 2010

Un contratiempo grosso


Aunque no lo crean, en estas épocas, puede suceder que una madre vea los dos ejemplares de cannabis de su hija en la terraza y proceda a destruirlos. Decapitar a una belleza de metro y medio por pura ignorancia, y ser tan idiota de dejar toda una frondosa raíz que va a volver a brotar. La vida siempre encuentra por donde brotar y si no lo lograra… cree esa madre realmente que, después de semejante éxito en el experimento, la hija va a abandonar su rol de GROWER y convertirse al caretismo? Definitly not.
El móvil de este crimen fue la superstición. Es triste pero con ella hemos colaborado todos alguna vez y el que diga que no, miente. A veces sin darnos cuenta. Creo que el primer paso es hablar con naturalidad de las cosas, y el segundo: escuchar. Deducimos que la madre no escuchó una vez en que la hija le dijo claramente que uno no se convertiría en yonky por fumarse un porro relajador al final del día (fue dicho con un lenguaje mas adecuado a la generación que atentamente oía pero no comprendía.) Escuchan y luego se borra la info, no sabemos bien como es ese proceso. Pero sabemos que nada justifica semejante atropello a la vida.
Es menester verle el lado bueno al asunto, en este caso, aunque fueron requisadas y suponemos destruidas las dos plantas y los implementos de fumador. Al instante se recibe un regalo milagroso de las iberias, bienaventurada pipa cónica de arcilla y como en un cajón se guardaba una reserva, se pudo proceder: La pipa de hash tiene mucha capacidad. Agradece la muchacha como quedó, mira a la cámara y dice:
-Salud compañeros, tendremos que estar unidos y despiertos para no quedarla en estas nuevas cruzadas!!

24 feb. 2010

Cuatro breves pero detalladas circunstancias


-En el consultorio, la aguja entrando en la encía, el aullido sofocado cuando la pinza mueve o intenta mover la muela. Tensos todos los músculos del cuerpo. Imposible quitársela, vuelva otro día.

-En un restaurante de comidas tipo autoservicio, una gran mesa repleta de manjares avinagrados y postres amargos. Un hombre de más de cien quilos se detiene complacido ante la pila de tomates Cherry. Apoyarlos cuidadosamente, uno sobre la ensalada rusa y otro sobre el vithel tonnet, experiencias que parecen provocarle una sensación mágica. Además es una trampa, los pequeños frutos rojos cubren las calorías, distraen al cónyuge reprobador.

-Dormir en la cama de los padres es un sacrilegio maravilloso. No suele ser una noche apacible. Existe durante todos los sueños la paranoia de que van a entrar ellos, irrumpir en su propio espacio y van a encontrar a unos intrusos liados bajo las sábanas. El sueño se repite con diferentes características, sobresalta cada vez. La influencia paterna es a veces demasiado fuerte, ejerce sobre sus víctimas como algo que aplasta.

-La vecina es una joven simple, natural. De esas personas que carecen de originalidad, incapaces para manejar el sarcasmo. En su existencia no va a haber cambios bruscos ni extravagancias. Sucederá todo en forma correcta y lineal.
Posee en cambio de una capacidad para irrumpir en mi cotidianeidad muy eficaz. La estridencia del sonido que produce al caminar, gracias a sus durísimos tacos. (era distinto quizás mejor, ver de ultima cuaderno) Puedo saber con exactitud el lugar donde sse encuentra o si llega a casa y sube las escaleras. Pega unos martillazos contra los escalones dignos de una bailadora pero caóticos, sin ritmo. Cada llegada de la vecina es un estruendo, una tormenta electrica incontrolable. El único capaz de ser oído durante el escándalo es el cocker griton bilú. Viven torturando a todos desde una ventana y tiene un ladrido agudísimo. Creo que escribo esta incomoda situación para tomarmela a broma y no permitir que me afecte mas de lo que lo hace.

Buscando inútilmente un porro que voló con el viento


¿Quién me creería que puede encontrarse placer en buscar obsesivamente un objeto? Con una minucia detectivesca descubro el mundo nocturno que existe en los recovecos de mi terraza, debajo y detrás de las muchas macetas o entre el hueco de algunas baldosas. Un sinfín de engaños, chauchas disfrazadas del objeto buscado o cualquier ramita. Mi pequeña linterna le da un protagonismo breve a cada uno de esos espacios que para el mundo son indiferentes e irrelevantes pero para mi, en este instante único, deben ser explorados con detectivesca y hábil inspección. En algunas partes desoigo a mi coherencia cuando me grita que el objeto pesaba mucho para haber volado tan lejos. Y detestando la posibilidad de que un ser vivo haya sido autor de la desaparición en lugar de quien fue realmente acusado, el viento. Me cuesta pero decido que buscar bajo la lluvia al amanecer entre las macetas en cuclillas con una birome-linterna es una actitud completamente irracional y ridícula por lo tanto abandono la misión y me recuesto para describirla detalladamente, lo cual es nuevamente, esa mala costumbre que tengo de ponerme en ridículo por escrito y revelar vergüenzas que:

a-No dejan enseñanza alguna.

b-No llegan a ser graciosas ni relevantes.

c-Dan una mala imagen de mi persona.

d-Deberían al menos ser muestras de un virtuosismo literario y no lo son.

e-Aburren y nadie ha llegado a este punto del texto ya que lo abandonan en el tercer o quinto renglón.

f-Dan muestra clara de cuan enferma puede estar la mente de una persona.

g-Hablan de cuanto malgasto mi tiempo actuando así y luego, encima, escribiendo sobre ello.

h-Se corre nuevamente el riesgo de que la gente culpe de mi irracionalidad al consumo de marihuana lo cual seria en realidad ridículo ya que el objeto no ha aparecido, pero siempre es un riesgo y estos se pueden evitar.

i-Se debería incluir en el punto e: que es un recurso ridículo y poco relacionado con el genero del texto en si el uso repentino de párrafos que se inician con sucesivas letras del abecedario para decir muchos detalles respecto a la misma idea que fue escrita anteriormente con dos puntos finales. Y ya todo el que haya llegado a leer hasta aquí, incluso yo misma que deliro o escribo, hemos olvidado por completo esa idea.

Y sin embargo spendo, quiero decir, derrocho, malgasto energías en búsquedas inútiles que no me llevaran a tesoro alguno. Intuyo que lo debo llamar juego de las escondidas. Mi esperanza era hallarlo porque sus encantos serian mayúsculos. Sin embargo sabía que en una lata específica se hallaba guardado un segundo ejemplar muy similar e incluso más limpio y en mejor estado que el que finalmente desisto de encontrar. Y no puedo evitar aceptar que no cedí por mi propia volunta sino que tuvo que mediar una “llamada de atención” de mi querido P que sale a la terraza disimulando su objetivo y camina en silencio a mi lado hasta que yo misma entro convencida y avergonzada.

Y no me arrepiento ya que me devuelve al mundo que tanto se disfrutar, a la conciencia de la inexplicable situación en la que estaba eligiendo pasar el momento y mi error puesto que este no es tan infinito como para… ¿De que hablo? Presiento que me he vuelto loca. Entonces busco una postura cómoda para seguir escribiendo, lo cual es menos fácil cuando uno tiene el cuerpo enorme.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...